Lo que nadie cuenta del Founders Madrid Beer & Music Fest

Nervios. Es la primera edición y noto a todo el equipo de la organización inquieto. ¿Cómo irá? ¿Vendrá gente? ¿Lloverá? Gente de Barcelona que no asistirá por el Primavera Sound… Aishhh… Las mejores cerveceras del mundo reunidas en el emblemático Patio Conde Duque de Madrid los días 1 y 2 de junio.

Hubo buena cerveza, buena música, buen ambiente, buena comida, buena organización, buena localización, asistentes bailando bajo la lluvia y cerveceros quemados por el sol. Como nombre para el próximo año propongo Founders Madrid Red Neck Brewers Fest. ¿Para cuándo una crema solar de cerveza del tipo All Day Refreshing Sun Cream? Ahí lo dejo.

La tarde/noche antes se celebró la Pre-Fest en el Sainete, con todos los cerveceros invitados. Estuvo bien. Ameno. Sirvieron platillos deliciosos creados por el chef Fran Vicente y pincharon cervezas que se podrían encontrar en el Fest. Así, para empezar a salivar. Javier Aldea se encargó de la música. Todos íbamos con una pegatina en el pecho con el nombre y la cervecera, para saber quién era quién. A mí me faltó escribir que Sami de Nómada no es mi novio. Ahí lo dejo.

Al día siguiente, a disfrutar del festival. Me encantan las cervezas ácidas y afrutadas. Gocé mucho con la Dark Fruit Gose de Collective Arts (CAN), la Raspberry Kissing Giants de Proof (USA), la Neapolitan de Northern Monk (UK), la Momo con melocotón de Taihu (Taiwán) y la Organic Berliner Weisse-Raspberry de Mikkeller (DK). Y me flipó la Apple Pie también de Taihu, una sidra de manzana con un toque de canela, que era como una tarta de manzana líquida. ¡La única sidra del festival! Hubiera molado alguna hidromiel también. Igual que había un estand de agua, hubiera estado bien un grifo fijo de cerveza sin gluten (en todo el festival solo se pinchó la Petricor de Nómada). Ahí lo dejo.

Pero mi gran descubrimiento en este festival han sido los hot dogs gourmets de El Perro Salvaje. ¡Por fin los he probado! Salchicha ahumada 100% vacuno, pan esponjoso y toppings sorprendentes y originales. Me zampé un Caniche, un Labrador y un Saluki ante la atenta mirada del entrañable Enrique, el creador, que quería ver qué cara ponía al pegarles el primer mordisco. No puedo escribir más, se me hace la boca agua. Mirad su web. Aquí la dejo.

En el festival había música en directo por las tardes. Tocó la banda de Founders Brewing, FBC All Stars. La cantante es la camarera del tap room y el maestro cervecero Jeremy Kosmicki tocó la guitarra. ¡Me pareció genial!

Menos mal que había una sala de descanso para cerveceros y colaboradores. Son muchas horas las que pasa uno en el festival. Agua, jamón, tortilla de patatas y Brian de Stillwater durmiendo en el sofá. Eché de menos algo de fruta (lo mismo opiné del Mikkeller Beer Celebration Copenhagen/MBCC). Ahí lo dejo.

2018-06-07 11.44.01

Los de Madrid Directo estuvieron en el festival. Se acercaron al estand de Nómada, hablaron un poco con Sami, con Jeremy de Founders y con el chef Fran Vicente del Sainete. También sale una cerveza azul (¿o verde?). Aquí os dejo el enlace por si lo queréis ver (a partir del minuto 60’10”). Que la cerveza artesana sea noticia, es muy grande. Mamá, ¡salgo en la tele!

2018-06-07-09-25-17-e1528399574514.jpg

El tiempo aguantó bien hasta el sábado por la tarde. La tormenta nos trajo momentos divertidos, como gente bailando bajo la lluvia o refugiada dentro de los estands. Pero el final del festival fue un poco raro. Se suspendió un par de horas antes del cierre por el mal tiempo, y la gente no lo acabó de entender.

Había mucha cerveza, sí, 112 grifos para un aforo de aproximadamente 1000 personas. A medida que se terminaban los barriles, se pinchaban de nuevos. La rotación fue lenta, pero teniendo en cuenta que un viernes el recinto no se llena hasta la tarde, pues es normal que no haya cambios rápidos de barriles. Más de 100 cervezas a la vez. Más que suficiente. Imposible aburrirse, no te las acabas. Teniendo la guía, podías saber qué cervezas había en el festival y en qué orden se irían pinchando, pero lo que fastidia un poco es no saber cuáles están disponibles en cada momento. Lo ideal sería un formato como el del MBCC: cuatro sesiones y sabes qué cervezas podrás probar en cada sesión. O, como en el Barcelona Beer Festival/BBF, al menos una pizarra, campana, app o una mejor comunicación en redes sociales para poder ir haciendo el seguimiento. Ahí lo dejo.

No había actividades como por ejemplo en el BBF, pero tampoco las eché de menos. Este era un festival para beber cerveza (algunas quizá no tengas la oportunidad de volverlas a probar nunca más) y hablar con los cerveceros. ¡En cada estand tenías un Meet the Brewer para ti!

En algún momento se formó cola fuera porque el aforo estaba lleno a pesar del espacio que quedaba dentro. Entiendo que es un palo para los que esperan, pero ¿y lo bien que se estaba dentro sin aglomeraciones, con sitio para sentarse, sin tener que esperar tu turno para pedir la cerveza (excepto cuando pincharon la Dark Lord de Three Floyds; gracias Connie por rescatarme de la cola) y poder charlar tranquilamente con los cerveceros que te la sirven? ¡Es fantástico! Que te cuenten de primera mano la historia de una cerveza en concreto, no tiene precio. Por ejemplo, la de Frankenstein de Jopen (Holanda): resulta que para el festival de cómics Stripdagen Haarlem de este año, se le pidió al dibujante invitado (Schwantz) que creara su propia cerveza. Una gose con maracuyá y coco, afrutada y ligeramente amarga, condimentada con sal marina y semillas de cilantro. Lo más llamativo es que la cerveza es de color verde, como la sangre de Frankenstein. Ahí lo dejo.

Me gustan las ácidas y cada vez más las negras, el lúpulo he aprendido que mejor local y fresco, por mucha precaución y cuidado con la cadena de frío parece que no le gusta mucho viajar. Algunas IPAs estaban mejor que otras. Aunque tampoco sabemos cómo estaban en origen. ¿Quizá tengamos que viajar más? ¿O será que tenemos idealizadas las cervezas lupuladas? Ahí lo dejo.

De todos modos, es una buena noticia ver que en España el nivel de exigencia es muy alto por parte del consumidor. Pero hay que decir que el esfuerzo de la organización por mantenerlo todo en frío ha sido sin precedentes. Bravo.

2018-06-07 12.38.33

La mayor instalación de cerveza craft del país con las mejores cerveceras del mundo. Si ha sido caro o barato es relativo. Si piensas en los costes de este festival: el sitio, las cervezas, los cerveceros, lo que cuesta traer y mantener las cervezas en frío, poner moqueta en el suelo del recinto… ¡un lujo de festival! Y más, sabiendo quién paga.

Don José Mahou comentaba contento y emocionado mientras visitaba el festival: «Si mi abuelo viera esto…».

Ahí lo dejo.

2 comentarios sobre “Lo que nadie cuenta del Founders Madrid Beer & Music Fest

  1. Buenas,
    Para mi ha sido seguramente el mejor festival celebrado en Madrid en muuuucho tiempo. Yo también agradecí no tener aglomeraciones, se estaba estupendamente bien dentro del recinto (sólo fui el sábado), sí que eché de menos más sombra y/o protección contra el agua, una carpa para el próximo año no estaba mal, ahí lo dejo 😉
    En cuanto a las cervezas, como bien dices, más de 100 pinchadas a la vez creo que era más que suficiente para no pasar sed… a mi personalmente no me importó si no se pinchó esta o aquella, me daba exactamente igual, la verdad.
    Y en cuanto a las IPA, por mi parte al menos lo que probé estaba bien, me gustaron, obviamente el que las quiera beber “supermegafrescas”, se va a tener que ir allí a beberlas, no hay otra…

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s