OmnipolloFEST2017: nomadeando por Estocolmo

Los pasados días 7, 8 y 9 de abril, viajé a Estocolmo con los Nómadas Javi y Sami, y con Facun (comercial) y Maite (diseñadora/branding), para asistir a la segunda edición del OmnipolloFEST que se celebraba con motivo del sexto aniversario de la cervecera sueca y del segundo aniversario del Omnipollos Hatt, su local de pizzas y cervezas artesanas.

Nómada, junto con algunas de las mejores cerveceras craft del panorama mundial actual, estaban invitadas. Todo un honor y contentos de poder saludar/conocer al amigo Henok, con quien hace ya unos años Nómada hizo una colaboración.

(¿Sabes cómo fue el primer encuentro físico entre Nómada (antes de que fuera Nómada) y Omnipollo hace ya unos años? Parece un chiste. Un español rubio (Sami) y un sueco mulato (Henok) habían quedado por sms en un bar. El español rubio esperaba a un sueco rubio, y el sueco mulato esperaba a un español moreno. Se reconocieron por la camiseta de Omnipollo que llevaba uno y por las muestras de cerveza del otro: Humala Columbus Ipa de Sami, y Undead de Javi.)

henok craft beer
De izquierda a derecha: Maite, Henok, Javi, Sami, yo y Facun.

Los Nómadas en transporte “clandestino” por Estocolmo

El viernes día 7 de abril, mientras volábamos hacia la capital sueca, se produjo el atentado del camión que arrolló a varias personas. Nos enteramos al llegar al aeropuerto, donde tuvimos que pasar varias horas, ya que los accesos al centro en transporte público estaban cerrados. Las colas para los taxis eran interminables. Pero al final, Connie, que trabaja en el Omnipollos Hatt y es amiga de Javi, nos vino a recoger al aeropuerto. Nos encanta Connie.

furgo craft beer
Comando Nómada.

Y aquí empezó nuestra aventura. Encerrados en la parte trasera de una furgoneta, sin asientos ni ventanas, nos dirigimos hacia el hotel.

Omnipollo HQ y Omnipollos Hatt

Después de dejar nuestras mochilas en la habitación, pasamos por las oficinas de Omnipollo: una casa de madera de 200 años de antigüedad. Allí habían invitado a los cerveceros a una barbacoa. Llegamos tarde. Música, cerveza y fiesta en una casita con techos bajos y puertas pequeñas. Sami y Javi aprovecharon para a saludar a sus colegas (a Bryan de Stillwater, con quién también han colaborado, a los de Siren, a Henok, claro, y a muchos más), mientras Maite y yo observábamos cómo la hermana de Henok lo daba todo bailando. Fue un poco raro, parecía una fiesta clandestina, quizá porque los más altos estaban medio agachados para no tocar con la cabeza en el techo. Pero muy buen rollo. (Facun, escondido. Estaba en busca y captura.)

Al poco rato, y con un hambre de caballo, por fin nos fuimos al Omnipollos Hatt para cenar alguna de sus famosas pizzas. El local muy sencillo y chulo. 10 grifos de cerveza artesana y una carta de pizzas espectaculares. Nos tomamos algunas cervezas como la Ad Astra, una pale ale de Omnipollo, o la Bianca Raspberry Wild Wild Brett, colaboración de Omnipollo con Crooked Stave, y que acabo de ver que estaba en el Top 30 de las cervezas más buscadas en Ratebeer la semana pasada.

hatt craft beer
Omnipollos Hatt: cerveza artesana y pizza.

Pizza, risas, cerveza y mejillones

El sábado por la mañana habían organizado un encuentro con los cerveceros en el Omnipollos Hatt media hora antes de abrir al público en general. Lo pasamos bien. Me encanta escuchar a Javi y a Sami hablando de sus cosas, de cerveza, de lo que quieren hacer y de cómo hacerlo. Muchas veces son idas de olla (“wild & chaotic like nature”). Y nos reímos un montón: rusos que se hacían fotos con ellos, el fotógrafo del evento que tuvo el detalle de avisarnos de que era chileno y que entendía todo lo que decíamos… Evidentemente, volvimos a comer pizza. Probé una cerveza que me encantó, de ¡apple pie! y sabía exactamente a eso, a tarta de manzana con canela, mmmmm…. Y la Bianca con granizado de espuma de cerveza (¡esas fotos espectaculares en la cuenta de Instagram de Omnipollos Hatt son reales!).

pollo
Cerveza Bianca Raspberry Wild Wild Brett, de Omnipollo/Crooked Stave, con granizado de espuma de cerveza.

Luego quedamos con Connie y unos amigos suyos para tomar unas cervezas en el Oliver Twist, sitio agradable y relajado, con una decoración cargada de temática cervecera. 22 grifos y una gran selección en botella. Y después fuimos a… ¿merendar? (eran las 5 de la tarde) unos mejillones deliciosos con leche de coco al Akkurat, el templo de las cervezas y los whiskies (¡y de los mejillones!). Vale la pena.

(Hace 5 o 6 años, en el primer Beer&Whisky Festival de Estocolmo, cada vez que los Nómadas iban al Akkurat se tomaban la Kaggen Stormaktsporter de Närke, cerveza que les ha sido de gran inspiración. Según Javi: “cómo algo pequeño y romántico como es esa marca puede hacer un producto maravilloso, traspasar fronteras y hacer que la gente la desee”, por ejemplo. ¿Sabías que uno de los perros de Javi se llama Närke por esta cervecera sueca? ¿Y que cuando probaron esta Imperial Stout por primera vez sintieron como si estuvieran bebiendo su Royal Porter?)

oliver twist
En el Oliver Twist (la morena de la cola es Connie).

De allí a descansar un poco antes de ir a la esperada fiesta.

OmnipolloFEST 2017

No teníamos ni idea de qué tipo de evento nos encontraríamos. Solo que se trataba de una fiesta donde pincharían las cervezas de las cerveceras invitadas y que, a parte de los invitados, previamente habían puesto a la venta por internet 500 entradas que se agotaron en tan solo un minuto. Brutal.

A las 21.00 llegamos a la fiesta en el restaurante/discoteca Mynchen, y después de la cola inicial para entrar, y de la cola siguiente para dejar los abrigos en el guardarropía… ¡Socorro! No conseguíamos llegar a la barra. Mucha cerveza y mucha gente, pero la cerveza no llegaba a la gente. Colapso. Se les fue de las manos.

colapso
OmnipolloFEST2017. Mynchen Restaurant.

Conseguimos tomar una cerveza que nos trajo Henok, y por decisión unánime, salimos de la fiesta y nos fuimos a cenar al Omnipollos Hatt, para variar, con la intención de regresar más tarde, cuando todo estuviera más calmado y la gente ya hubiera conseguido llegar a las barras.

Cenamos y regresamos a la fiesta. Mejor, mucho mejor. Más tranquilo. Nos echamos unas buenas risas (no me meé encima de milagro). De allí la fiesta siguió en un bar que abrieron clandestinamente para unos cuantos. Y ya nos retiramos. No recordaba el horario nórdico de cuando vivía en Finlandia, la gente se retira de la fiesta cuando aquí la empiezan.

Último día en la capital sueca

gamla stan
Gamla Stan, Estocolmo.

Museo Fotografiska, paseo por Gamla Stan de camino a la estación central de trenes y nuestra última comida en Estocolmo. Entramos en The Bishop Arms y ¡voilà! Cuatro cervezas Nómada en sus tiradores. ¡Qué bien nos sentaron esas Passifloras y Revontulets con las hamburguesas con pulled pork!

bishop arms
Tap take over improvisado de Nómada en The Bishop Arms.

Un fin de semana ideal, en equipo y con muchas muchas risas. Y ahora ya pensando en el próximo destino la semana que viene: Copenhaguen Beer Celebration de Mikkeller. Mismo equipo y, espero, mismas risas. Ya os contaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s